Dirección de la policía llegó de inmediato, sin embargo, al mismo tiempo, la máquina ya ha conseguido alejarse. El coche se detuvo en el Paseo marítimo de 11 de Noviembre. En el salón auto se encontraban dos hombres (uno de los cuales se encontraba el padre del bebé), y la parte trasera de la sillita se sentó sonriente niño.

En relación con la inspección de la máquina ni en la cabina ni en el maletero nada sospechoso de no encontrado. El conductor y el pasajero se sorprendieron al enterarse de que, por cualquier motivo, se detuvo, ya que de nada ilegal no ha cometido.