El caos en el cementerio se produjo el 14 de marzo: los vándalos rompieron dos monumentos. Al día siguiente fueron detenidos posibles sospechosos. Ellos confesaron que en el día a beber alcohol y no se dieron cuenta de la gravedad de sus acciones y de sus consecuencias.

Se inició el proceso penal.