Según ЗРУП, el ladrón de penetró en uno de los apartamentos en la parroquia Бенес, aprovechando el hecho de que la dueña de casa (1949, p.) estaba esperando un hijo y no cerró la puerta.

Cuando un delincuente entró en la casa, la mujer que estaba acostada en el sofá y miraba el televisor. Налетчик agarró una almohada y la puso en la cara a su víctima y empezaba a sospechar, sin dinero. En la casa se encontró a 2,60 euros.

Afectada de inmediato informó acerca de la pe a la policía, y en poco tiempo, el sospechoso fue detenido. Se establece que previamente fue juzgado por delitos graves. En este punto se comprueba su participación en la comisión de otros delitos.