Al lugar llegaron funcionarios de la policía de Tráfico. Sin embargo, el conductor se negó a verificar el contenido en el cuerpo de alcohol. A fin de evitar sanciones administrativas, por la carretera en el examen propuso un oficial de policía de 100 euros.

Se inició el proceso penal.